FERMENTADOS La revolución probiótica | Entrevista a Alexandra Ninerola

27 Mar FERMENTADOS La revolución probiótica | Entrevista a Alexandra Ninerola

Jordi Peribáñez, una de las cabezas visibles de Microviver y de Simbiotic, apuesta por la revolución probiótica. Microviver es un innovador fabricante de complementos alimenticios e introductor de las técnicas de la fitoterapia fermentativa en España. Simbiotic es el primer distribuidor especializado en productos  de la llamada probiótica natural o cultivos vivos de microorganismos regeneradores.

EL INTESTINO

-¿De qué forma buena parte de nuestra salud se encuentra en el intestino?
-Hoy en día sabemos que el 80% de nuestro sistema inmune depende de nuestra microbiota corporal. De tal manera que el hígado filtra sustancias internas propias del metabolismo y la microbiota es la barrera de protección ante tóxicos externos procedentes del aire, medicamentos, alimentación, agua, etc.

-¿Cómo promocionáis esta forma de salud?
-Nacimos como grupo de reflexión sobre la importancia de los microorganismos en la naturaleza,  auténticos sostenes, garantes y generadores de la vida en la Tierra. Mediante talleres y charlas sobre nutrición simbiótica, procuramos concienciar sobre la necesidad de introducir en la dieta alimentos  probióticos y prebióticos, en forma de fermentados y germinados.
En una tercera fase hemos empezado a elaborar fermentados de plantas medicinales y substancias naturales con la intención de potenciar la particular extracción de fitoactivos que proporciona  la fermentación acidoláctica.  Microviver es el resultado visible de ese trabajo, Simbiotic quiere ser un nexo entre aquellos fabricantes que promueven productos similares y terapeutas o individuales interesados en estas herramientas de salud.

LOS LIBROS

-Hablamos en todo momento de productos ecológicos, ¿no?
-Sí, hablamos de plantas de procedencia ecológica y criterios de sostenibilidad en todos los procesos de producción.  El tema de la certificación ecológica pendiente de Microviver viene de una circunstancia un poco atípica. En un primer momento se decidió presentar toda la documentación de producto orgánico incluyendo la stevia; recibimos el aprobado por parte de la empresa de certificación de la comunidad de Castilla León donde radica la fábrica en la que se producen los preparados. El problema fue al presentarlo a la sanidad española estando prohibida la stevia  en ese momento; se nos exigió para la legalización de los productos que cambiáramos de stevia a esteviosido, al no estar este último aprobado dentro de los protocolos ecológicos; finalmente perdimos la certificación por este tema burocrático. En estos momentos y tras la aprobación en junio de la legalidad de la stevia, ya podemos volver a formular los productos orgánicos con stevia como era en origen. Por otra parte, la marca Pharma Biozyme, también representada por Simbiotic, cumple todos los protocolos “bio” y está acogida  a la  certificación del CCPAE.

-¿Qué explican los libros que habéis editado, quién los ha escrito?
-El libro “Microbiótica”, ya en su 5ª edición, se ha convertido en un referente en castellano de la cultura que promueve la simbiosis entre el mundo microscópico y los simbiontes, humanos, plantas, animales. Una visión consciente, respetuosa, incluso diríamos amorosa, que contrasta con la cultura bacteriofóbica, antibiótica y supremacista que ha caracterizado el discurso socioeconómico hasta el momento. El segundo libro, “Nutrición Simbiótica”, entra más a fondo en los aspectos relacionados con la dieta y los avances en la investigación del microbioma humano. Sus  co-autores, Luis Antonio Lázaro y Ander Urederra, son profesionales de larguísima trayectoria en la investigación y el compromiso social que la microbiótica aplicada requiere.

-¿A qué tipo de público os dirigís?
-El público somos todos y cada uno de los que proclamamos nuestro compromiso con un mundo necesitado de una visión justa y enfocada en la búsqueda de un marco de interdependencia respetuoso entre todos los seres y formas de vida de nuestro planeta. Eso necesariamente ha de empezar desde el mundo micro.

-¿Creéis que todo esto es conocido hoy en España?
-La lejía sigue formando parte del 99% de los hogares de este país; el uso de antibióticos, lejos de disminuir avanza; la agricultura, incluso la ecológica, sobreexplota el suelo fértil. Es labor de los profesionales de la salud y alimentación, investigadores, medios de comunicación, individuales activos, etc.., crear el ambiente propicio para dar el salto “cuántico” que supone esta propuesta. Hace muy pocos años todavía se hablaba de los microorganismos en términos como “los mejores esclavos de los seres humanos”: definitivamente queda mucho por hacer.

Pablo Bolaño