Fisioterapia del suelo pélvico

14 Mar Fisioterapia del suelo pélvico

Eres mujer y… ¿tienes pequeñas pérdidas de orina cuando ríes o estornudas?

Tienes la sensación de que tienes que ir muchas veces a orinar, incluso vas de noche?

¿has tenido hijos?

¿Qué me pasa?

El suelo pélvico de la mujer es vulnerable y frágil y recibe constantemente una fuerza hiperpresiva debido a que soporta el peso de las vísceras. Los esfuerzos cotidianos como reír, cargar peso o hacer abdominales también ejercen una presión sobre el.

Si le añadimos un embarazo o varios nos encontraremos con toda seguridad ante un suelo pélvico distendido y débil.

En casos más graves ya habrá un prolapso, que es un descenso de las vísceras.

La consecuencia más visible y molesta de este proceso es la incontinencia urinaria de mayor o menor gravedad, dolor y otros trastornos y con toda seguridad habrá una debilidad muscular importante.

La fisioterapia especializada en el suelo pélvico recupera un suelo pélvico dañado

mediante técnicas de refuerzo muscular selectivo, reeducación de hábitos, electroterapia y GAHP (gimnasia abdominal hipopresiva).

En cualquier caso la incontinencia no es el resultado inevitable del envejecimiento y de los embarazos, y sí supone un problema que reduce la calidad de vida de la paciente. Por tanto es aconsejable acudir al fisioterapeuta, porque es un trastorno con frecuencia curable y siempre manejable.