Sauna, ¿Qué efectos tiene sobre el cuerpo?

12 Jun Sauna, ¿Qué efectos tiene sobre el cuerpo?

Muchas personas toman sauna convencidos de su efecto recuperador y relajante. Pero vamos a analizar bien qué efectos tiene la sauna sobre el cuerpo.

Veamos lo que dicen los estudios sobre ello:

1.

Para contrarrestar el aumento rápido de la temperatura, el cuerpo responde con vasodilatación: los capilares se dilatan para transportar más sangre a los músculos, a la piel y a otros tejidos. Según estudios se incrementa en un 50%. Así que a los diferentes tejidos les llegan más nutrientes y oxígeno. Y se estimula la excreción de deshechos por el aumento circulatorio. Por lo tanto se acelera la regeneración de los tejidos.

2.

Otro tanto les pasa a las mucosas, sobretodo a la mucosa pulmonar que se deshace mejor de secreciones y mejora el intercambio gaseoso. Estaría indicada pues en patología respiratoria como asma, bronquitis crónica y para prevenir infecciones de las vías respiratorias altas.

3.

El sistema nervioso vegetativo es el que regula el calentamiento y el posterior enfriamiento. Suben el consumo de oxígeno y la secreción de catecolaminas. También la temperatura, tensión arterial y frecuencia cardiaca. Después del baño se activa el SN parasimpático que relaja y normaliza los valores que han aumentado en la fase de calor. Esto supone un excelente ejercicio del sistema nervioso vegetativo.

4.

A la sauna se le atribuye mejoría cardiovascular, así que estaría indicado en patología relacionadas como la hipercolesterolemia, hipertensión, diabetes, hipotiroidismo y tabaquismo. Incluso en cuadros cardiacos estaría indicada según los estudios.

5.

El calor produce una relajación muscular. Esto se explica porque el cerebro ordena a la musculatura a contraerse en caso de frío, para no perder el calor y para generar más por la fricción de las fibras musculares. Esto también explica el tiritar cuando se pasa frío. Al contrario, cuando hay demasiado calor, el músculo se relaja para perderlo y no producir más.También aumenta el metabolismo del ácido láctico por lo que mejora la elasticidad y la amplitud de movimiento.

6.

A nivel psique se producen beta endorfinas, se activa el parasimpático (el sistema nervioso de la relajación), hay cambios en el perfil de las citoquinas (son células que coordinan la respuesta inmunológica), mejora el movimiento articular, disminuyen los dolores musculoesqueléticos y viscerales y también los neuropáticos. Así que en caso de fibromialgia y dolor reumático, depresión, ansiedad, etc estaría muy indicada.

7.

La pérdida de líquido por la sudoración estimula el movimiento de agua hacia los tejidos y el retorno venoso, y esto a su vez produce el aumento de la excreción de deshecho y toxinas. Así que la sauna puede considerarse un gran aliado para reducir edemas, detoxificar y limpiar el cuerpo.

8.

Un efecto interesantísimo del aumento de la temperatura corporal con unos 20 minutos de sauna, es el mismo que consigue la fiebre: la activación de inmunidad. Lo que se traduce en una mayor capacidad de defensa contra infecciones.

9.

Interesante también el efecto positivo sobre la piel, que mejora su metabolismo, se abren los poros, se fluidifica la grasa, se abren los capilares y se activa el manto ácido. Así que está muy indicada la sauna seca en enfermedades como la psoriasis, urticaria y atopías. También como embellecedor. Dicen los fineses que la mujer está más guapa después de una sauna.

sauna

Así pues hemos visto que la sauna es una herramienta sanadora, recuperadora y rehabilitadora. Produce una serie de respuestas cardiovasculares, hormonales, musculoesqueléticas y bioquímicas que tienen como consecuencia, si se toma con regularidad, todos estos cambios positivos y saludables que he comentado arriba.

Es importante decir que aquel que tenga problemas de salud relacionados con la presión arterial, corazón, circulación u otros, tendrá que consultar previamente con su médico.

Así pues, tómate una sauna!

Referencias: